x

Renting Impresoras Mallorca utiliza cookies propias (técnicas) para ofrecerle nuestros servicios, y cookies de terceros (analíticas) para obtener estadísticas. Para saber cómo utilizamos las cookies y cómo puede gestionarlas, vea nuestra política de cookies.

Aceptar cookies analíticas | Rechazar cookies analíticas
Ofertas y precios exclusivos
Información Comercial
07009 Palma de Mallorca

Casa Benigna: un laboratorio de sabores

Casa Benigna: un laboratorio de sabores

En uno de los muchos recovecos de las calles de Madrid, se esconde uno de los restaurantes con mayor tradición del lugar. Se trata de Casa Benigna, y es el punto de encuentro de las personas que aman los platillos con un sabor excepcionalmente exquisito. Su especialidad: el arroz y por supuesto, hacer sentir a sus comensales como en casa.

Del arroz en patella y otras especialidades

30 años de historia han convertido en Casa Benigna en un referente en cuanto a platillos con arroz se refiere. La razón es más que simple, preparaciones con los más frescos ingredientes y la infinita armonía de un lugar donde conviven cocineros experimentados y un equipo de empleados dispuestos a hacer vivir a sus comensales experiencias cautivantes.

La esencia de Casa Benigna radica en su capacidad para preparar platillos con rasgos tradicionales, la misma que ha estado presente en su cocina desde sus inicios, y que ha sido el secreto para mantenerse en pie durante todos estos años. Siendo capaz de satisfacer y cubrir con creces las exigencias de los paladares más exigentes.

Desde salmones, ensaladas, carnes y por supuesto, la especialidad de la casa: el arroz seco a la valenciana, el restaurante logra aportar a cada preparación un toque de su esencia, pudiendo cautivar a sus comensales como ningún otro restaurante podría hacerlo.

Casa Benigna, un lugar para sentirse como en casa

Si hay algo que resulta encantador de Casa Benigna es el hecho de que se encuentra en un espacio cálido y acogedor. El lugar ideal para compartir platillos con toques caseros que recuerdan a las cenas en casa. Esa ha sido la idea de Norberto desde 1990, inspirado por su madre a quien todos llaman Benigna, pero que en realidad lleva por nombre Carmen.

Ambos lograron edificar un restaurantes con cualidades únicas, no fue sino hasta el año 2000 que el Casa Benigna se transformó por completo con la llegada de Eduardo, para entonces un joven de origen filipino que inspirado por la filosofía de Norberto y Carmen se convirtió en un pilar para su restaurante.

Lo demás forma parte de una historia que se renueva con la experiencia de cada comensal que llega al lugar. Casa Benigna ofrece un ambiente afable ideal para cualquiera que quiera desconectarse de la realidad mientras se deleita con platillos exquisitos con sabores que difícilmente se pueden olvidar.